La solidaridad, el amor y cariño por nuestros niños superan las barreras y la distancia, en esta oportunidad la bondad de nuestra donante Maria Cristina Marshall, quien nos ayuda desde la ciudad de Houston, Estados Unidos hace mucho tiempo, se hizo presente a través de un almuerzo especial y muchos regalos que llegan al corazón de nuestros niños y mamás de Dharma.

El servicio y solidaridad por los niños enfermos ha sido la bandera de esta donante que cada año, organiza una invitación especial para que las familias de Dharma cambien su rutina, salgan de la casa y del hospital y disfruten de un delicioso almuerzo en un restaurante de la capital. Además su generosidad no para ahí, ella siempre envía los regalos para cada uno de los niños.

“Le mando a cada uno un abrazo muy fuerte, una oración para que Dios vele por los niños, mamitas y funcionarios de Dharma; el poder de Dios es muy grande. La gloria de todo esto es para Dios, uno actúa como instrumento de él, nos pone en el corazón su deseo y estar presente de corazón. Quiero decirle a los niños y las mamás que este es el regalo del niño Dios, pasen muy felices. Un abrazo muy grande y que Dios los bendiga”, expresó la señora Maria Cristina Marshall.

Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram