Luisa María Fernanda Charry, mamá de Paula, beneficiaria de Dharma.

La vida de Paula, una pequeña de 8 años transcurría con normalidad, era una alegre estudiante que vivía en la ciudad de Neiva, al lado de sus padres, Ma Fernanda y Pedro y su hermana mayor Laura Valentina, hasta el mes de enero de este año cuando le diagnosticaron un tumor cerebral. Desde ese momento, todo cambió en el hogar de la familia Montero, Paula llegó con su mamá por primera vez a la capital remitida al Hospital la Misericordia y ya ha tenido que pasar por seis cirugías de alta complejidad.

La salud de esta pequeña guerrera está en manos de Dios, por lo que los médicos autorizaron que su padre viajara desde Neiva y la acompañara junto a su mamá, el tiempo que sea necesario en el área de cuidados paliativos, para ello se requería un alojamiento cercano al hospital y gracias a la intervención de la trabajadora social, Ma Fernanda se encuentra hospedada en la Fundación Dharma, un hogar que ayuda a familias que vienen de lejos para tratar a sus hijos que padecen alguna enfermedad compleja.

Familia de Paula, procedente de Neiva.

La tranquilidad de tener un techo seguro, una habitación limpia, alimentación y tener a su hija a solo una cuadra de distancia han sido un gran alivio para esta familia que atraviesa por un momento difícil. Sin embargo la fortaleza y la esperanza siguen intactas, cada día estos padres se levantan con fe y esperanza  para estar al lado de la pequeña Paula y brindarle la alegría que ella siempre entregó a todos aquellos que la rodearon.

Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram